Septiembre 23rd, 2017
04/09/2017 - Sin categoría

El crimen de Anahí Benítez: los chats que comprometen a Marcos Bazán

La pericia tecnológica al teléfono de Marcos Esteban Bazán, uno de los acusados por el crimen de Anahí Benítez, sacó a la luz chats que refuerzan la hipótesis de que el hombre estuvo implicado en el asesinato. Las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey tuvieron en cuenta estas conversaciones para pedir su procesamiento y prisión preventiva.

En una conversación del 13 de julio, dos semanas antes de la desaparición de la adolescente, Bazán habló con Juan Batalla, un amigo suyo que vive en el barrio porteño de Barracas. “Llegué a casa, tuve una producción con minas en malla hace 5 minutos en mi casa. Casi me da un acv”, escribió uno de los hombres. A lo que el otro le respondió: “Prudencia generosa, podríamos fumar unos gramos”. Ante esto, las fiscales investigan si intercambiaban mujeres entre sí.

En otro chat del 15 de julio un hombre le dijo a Bazán: “Le mandé un mensaje a Chatrán (otro de los amigos). No me contesta, a ver si le pega un poco (por el consumo de marihuana)”. A lo que el acusado contestó: “Sos afortunado. Yo le pongo burundanga a todo, hasta al viejito”. Este diálogo despertó en la Justicia la sospecha que Bazán manejaba sustancias, porque trabajaba en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora. Según comprobaron los investigadores, el hombre le decía “viejito” a su jefe en el centro de salud.

Los estudios forenses determinaron que Anahí tenía en su estómago altas dosis de Diazepam, un ansiolítico que puede inhibir la actividad física y producir un letargo en la reacción.

La tercera conversación fue el 4 de agosto entre el hombre que vivía en la reserva natural donde encontraron enterrada a la chica de 16 años y la esposa de Gabriel Navarro, un vecino del acusado. La charla ocurrió justo en el momento en el que apareció el cuerpo de la víctima. “Dice Gaby que saques todo”, le indicó la mujer a Bazán.

Algunos testigos aseguraron que, el día que desapareció Anahí, Navarro se quedó más tiempo en el trabajo y que lo vieron quemar ropa.

Anahí Benítez desapareció el 29 de julio y su cuerpo fue encontrado una semana después, semienterrado dentro del predio de la reserva Santa Catalina, muy cerca de la casa donde vivía Marcos Esteban Bazán. Había sido golpeada y asfixiada en forma mecánica.

Estudios de laboratorio complementarios a la autopsia revelaron que Marcelo Villalba, el hombre que había encontrado su celular, la abusó antes de que muriera. La Justicia trabaja en determinar cómo murió la víctima.

Este lunes, las titulares de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Femicidios de Lomas de Zamora, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, pidieron la prisión preventiva para Bazán y Villalba y los acusaron de los delitos de “privación ilegal de la libertad y homicidio triplemente calificado por criminis causa -matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad-, por alevosía -por el estado de indefensión de la víctima-, y por violencia de género”. Con estas calificaciones legales podrían ser condenados a prisión perpetua.

Nota original de TN

También te puede interesar: