Noviembre 22nd, 2017
03/09/2017 - Sin categoría

US Open: Juan Martín del Potro consiguió una victoria que le da vitaminas

NUEVA YORK.- Juan Martín Del Potro progresa en cada partido y se nutre del US Open, su certamen favorito, como tantas veces lo dijo. “Amo jugar este torneo. No quiero llorar asi que terminemos la entrevista acá”, le dijo al animador que lo reporteaba apenas consiguió el triunfo. Es local y el público lo ovaciona cada vez que dispara su derecha fulminante o lo alienta cuando al tandilense no se le presentan las mejores condiciones. Eso ocurrió ayer, en el estadio Granstand, donde venció al español Roberto Bautista Agut (N°13 del ranking y 11° preclasificado) por 6-3, 6-3 y 6-4, en dos horas y 10 minutos de juego. El cariño del público y sus buenos recuerdos por ser campéon en 2009 parecen ser el shock vitamínico que Del Potro necesitaba para levantar su nivel.

Bautista Agut había ganado el ATP de Winston Salem y era el adversario más peligroso que enfrentaba el tandilense desde que comenzó el torneo. Sus anteriores contrincantes, Henri Laaksonen (N°94; 6-4, 7-6[7-5] y 7-6 [7-3]) y Adrián Menéndez-Maceiras (148°; 6-3, 6-3 y 7-6[7-3]), fueron de menor jerarquía. El campeón del US Open 2009 gana confianza partido a partido y ayer quizás haya jugado el mejor del año. Aunque él prefirió la cautela cuando se le consultó: “No creo que del año”, respondió. Mañana se medirá con el austríaco Dominic Thiem (Nº8 del mundo y 6º preclasificado), a quien venció las dos veces que lo enfrentó. La última vez fue el año pasado, en este mismo Grand Slam, y también por los octavos de final (6-3, 3-2 y retiro).

En cuanto a su progresión en el torneo, el tandilense admitió que ayer fue su más alto rendimiento: “Creo que fue mi mejor partido del torneo. Jugué muy bien con mi derecha e inteligentemente con mi revés”, declaró en conferencia de prensa. Los derechazos del tandilense, como en sus mejores tiempos, sorprendieron al público que suspiraba con cada winner. Fueron 19 en total y 17 de ellos con su drive. Además, Del Potro recurrió al saque cada vez que lo necesitó. Sumó 17 aces. En el primer set, el tandilense aprovechó su primera chance de break y fue creciendo golpe a golpe. Sólo una vez consiguió Bautista Agut doblegar el saque del tandilense.

En el segundo parcial, Del Potro vivió un curioso episodio con sus zapatillas. Ya se había resbalado en el primer set y volvió a ocurrirle. Un insulto lanzado al aire le costó una advertencia del umpire. El tandilense debió cambiarse el calzado. “No es normal, para mañana ya voy a probarme otras zapatillas y espero no resbalarme”, dijo con una sonrisa después del partido. Del Potro se recuperó con derechazos y saque. “Nice Delpo”, gritaron desde la tribuna ante otro gran servicio del tandilense, que cerró el segundo acto sin mayor esfuerzo. En el tercer parcial ratificó lo hecho antes y, con una agradable temperatura de 18 grados aunque con bastante humedad, más de 8125 personas celebraron una gran actuación del tandilense.

Del Potro utilizó mucho su revés con slice (el 76% de sus reveses fue con ese recurso). “Hoy (por ayer) fue estrategia, era la manera de jugar. Cuando yo jugaba de slice él no podía acelerar la pelota”, explicó el tandilense y descartó que haya sido por un dolor en su muñeca.

El próximo duelo, por el pase a los cuartos de final, será conThiem. “Él es el favorito. Pero quiero jugar contra él en este torneo”, expresó. En diálogo con los medios argentinos, Del Potro reconoció que tendrá que “mejorar un poco” su nivel si quiere vencer al austríaco. Pero, como él mismo afirmó, está jugando “de menor a mayor” y admitió que los rivales le están levantando “la vara”. Ahora tendrá la posibilidad de derrotar a un Top Ten en el último grande del año.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: