Septiembre 23rd, 2017
03/09/2017 - Sin categoría

Dale vuelo

En la intimidad aseguran que Messi volvió a ser el de antes y que, al igual que Sampaoli, ve en Venezuela la llave para clasificarse a Rusia.

Cuando Sampaoli dice que “Messi está con muchas ganas de jugar un Mundial más” no es solamente un formalismo del entrenador. Es pura realidad, además de ser el deseo de 40 millones de argentinos. Y por más obvio que parezca (¡¿quién no va a querer jugar una Copa del Mundo con la 10 de la Selección?!), los últimos momentos de Leo con la celeste y blanca, donde resaltan su renuncia en 2016 luego de la Copa América en Estados Unidos, algunas caras largas y hasta la veda con la prensa -pese a que el 10 “no tiene problemas en hablar”, según cuentan desde adentro-, hacen que no sea tan así. El astro está renovado, y no lo demuestra nada más que en la cancha (fue el mejor contra Uruguay) sino también en la intimidad del predio de Ezeiza y por supuesto en los entrenamientos.

Aunque las cámaras y los medios estén a 150 metros, Messi se tapa la boca con la mano y charla con Sampaoli. Hablan seguido, dos o tres veces por práctica. Al toque se acerca Beccacece, el profe Desio hace lo propio y se arma la ronda. Leo mueve las manos, los binoculares permiten ver que bajo la barba casi anaranjada asoma una sonrisa. Se ríe, y hasta parece taparse la cara con las dos manos por culpa de una carcajada. Y enseguida se organiza el fútbol tenis. Y una cosa es que Icardi vea a cualquier compañero suyo en el Inter hacer una pirueta en el aire, pero otra muy distinta es ver ¡al mejor jugador del mundo! y encima a menos de dos metros. Por eso abre los ojos como un nene y sonríe. Tal vez no lo puede creer.

El que sí lo cree es Sampaoli. Pese a su devoción por Banega, lógicamente sabe que Messi es todo. Pero todo de todo. Por eso le da vuelo, en la cancha, en sus palabras, donde sea. Tiene respuestas. Porque primero fue en Montevideo cuando el 10, según el DT, “se hizo cargo de nuestro momento”. Y en la previa a Venezuela sigue con la onda positiva: Olé averiguó que Leo está muy metido (hasta algunos dicen que “más que en el Mundial de Brasil”), volvió a ser el motor anímico de un plantel que respira porque sabe que el partido del martes con él no será un hervidero en el Monumental, ya que el 10 absorbe la presión absoluta y tiene a Rusia en la mira. Por eso, Messi ve en Venezuela la puerta que abrirá la clasificación al 2018, posiblemente su último Mundial. Aunque vaya uno a saber…

Por ahora, vuela.

Nota original de Ole

También te puede interesar: