Noviembre 18th, 2017
03/09/2017 - Sin categoría

Boca-River, superclásico: Nicolás de la Cruz, un estreno con buenas intenciones en el "Millonario"

La preocupación de Marcelo Gallardo estaba centrada en empezar a afianzar el nuevo equipo “pos Alario”. En San Juan, con un sistema 4-1-4-1, aprovechó para observar a Montiel como lateral, a Barboza como segundo central y a Nicolás De la Cruz como mediapunta. El uruguayo fue el más destacado entre los futbolistas que luchan por ganarse un lugar entre los titulares habituales; mostró atrevimiento y buenas intenciones. Aquí, el análisis de cada uno:

Nicolás De la Cruz: el uruguayo se mostró como mediapunta, tratando de complicar a las espaldas de Gago y Chicco. Se lo vio rápido y gambeteador, usando ambos perfiles. Tuvo buenas intenciones para mostrarse y, una vez con la posesión del balón, resolvió con giros que sorprendieron a más de un rival. Fue, junto al Pity Martínez, el encargado de patear las pelotas paradas en River. Una variante que le daría a Gallardo más pase final y desequilibrio en los últimos metros del que le están aportando hoy Enzo Pérez, Rojas y Nacho Fernández.

Alexander Barboza: sumó presencia defensiva con su 1m93 en los tiros libres, pero quedó expuesto un par de veces cuando salió lejos para tratar de anticipar a la altura del círculo central. Y estuvo lento de reacción para marcar a Junior Benítez en el 1-0. Pareció que tenía la posición ganada tras el pelotazo largo de Gago, pero falló en esa marca.

Gonzalo Montiel: defensor central que fue probado como lateral derecho ante la ausencia de Moreira, que está con la selección de Paraguay. Pero el juvenil se proyectó con criterio y hasta lanzó buenos centros, uno de ellos estuvo cerca de ser gol de Scocco en el primer tiempo.

Rafael Santos Borré: Ingresó a los 17 minutos del ST por De la Cruz. Pese a que corrió y se esforzó, no participó tanto del ataque, aunque tuvo una chance clara para marcar el empate: fue con un cabezazo cruzado tras un córner de Pity Martínez.

Ignacio Scocco: sin Alario, fue la principal referencia de área. Se movió con inteligencia y desequilibró con su técnica fuera del área, pero no fue bien abastecido por el resto del equipo. Y casi nunca recibió el balón en los metros finales. Si un 9 no recibe el balón de frente al arco, se le complica para convertir.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: