Septiembre 23rd, 2017
02/09/2017 - Sin categoría

La radicalización kirchnerista mostró su rostro más violento

El kirchnerismo se la pasó años usando un discurso violento, descalificador y moralmente ofensivo. Y en los últimos dos jugó a radicalizarse aun más, presentando a sus enemigos ahora en el gobierno como dictatoriales e ilegítimos. Pero pocas veces actuó en consecuencia. Salvo las patotas que encabezó una noche de furia el propio Néstor Kirchner contra los chacareros, durante la crisis de 2008, las agresiones contra periodistas que parecían espontáneas expresiones de exaltados, y algunos otros hechos que lamentar, casi siempre dio la impresión de que a último minuto lograba controlarse, evitaba pasar de las palabras a los hechos.

Anoche todo ese real o aparente autocontrol saltó por los aires. Tuvimos un acting acorde al discurso y el ethos kirchnerista a pleno, sin freno alguno. Y la escena resultante fue espantosa. Indignó seguramente a la enorme mayoría de la sociedad.

Leé también
Así está la Plaza de Mayo tras los incidentes en la marcha por Santiago Maldonado

Para peor, no fue casual. Tres factores se combinaron fatídicamente para este resultado.

Por un lado, un suceso aún poco claro, la desaparición de Santiago Maldonado, que a los ojos del ala dura de la oposición confirmó lo que han venido diciendo, que Mauricio Macri es la ultraderecha represora y autoritaria y ellos tienen el rol de detenerlo, como sea.

En segundo lugar, una demorada pero ya perceptible recuperación económica, un fuerte espaldarazo electoral al gobierno y un ya indisimulable aislamiento partidario de la expresidenta, que componen un cuadro alarmante ante el cual entienden que si no usan al máximo el poder de la calle que les queda van a ir cayendo en la irrelevancia.

Y por último, asociado con lo anterior, el borramiento de las fronteras entre las organizaciones y la militancia propiamente kirchnerista y las de un arco de grupos y grupúsculos de izquierda revolucionaria que no tienen nada que perder en caso de escalar la violencia, porque saben que su juego no es ni será nunca la competencia en las urnas.

Sometidos a esa presión, atenazados entre la desesperación de ya no ser, la indignación real o simulada ante una agresión que confirma su relato victimista, y rodeados y acicateados por las peores compañías, Cristina y los suyos creyeron encontrar en Maldonado la ocasión para retomar la iniciativa, y no se dieron cuenta de que estaban por suicidarse.

Leé también
La desaparición de Santiago Maldonado: así fue el ataque a la sede de Gendarmería en Capital

La escalada de sucesos violentos de los días pasados debió advertirles de los riesgos que corrían. Si seguían jugando con fuego, dadas las circunstancias, podían quemarse. Pero no escucharon, no podían escuchar alarma alguna. En el mundo de ensoñaciones en que hace tiempo decidieron vivir creyeron estar acorralando al gobierno. Así que repitieron, agravada, la secuencia que montaron en marzo pasado: un abuso cada vez más agobiante de la calle, que desata reacciones opuestas a las buscadas.

En aquella ocasión, como se recordará, todo concluyó con la inesperadamente masiva movilización de los adherentes al gobierno, el 1 de abril. Esta vez las cosas no pueden sino empeorar para la oposición: no habrá que esperar demasiado para que se advierta que la calle misma ha perdido parte de su legitimidad, al menos para los actores sociales y políticos que quieran tener algún rol en el orden institucional vigente; y que Macri va camino a ampliar su triunfo en octubre. Cristina lo hizo.

Leé también
La multitudinaria marcha por Santiago Maldonado desde un drone

Nota original de TN

También te puede interesar: