Septiembre 26th, 2017
02/09/2017 - Sin categoría

Criar en la adopción, ¿por qué es fundamental decirles la verdad?

Por Patricia Carranza, psicóloga y psicoterapeuta (MN 13905).

En toda relación humana, el sentimiento de confianza es la base de la construcción de un vínculo saludable y debería siempre estar presente en la construcción de una familia . Si una relación entre dos personas está basada en ella, esto permite que cada uno de sus integrantes se sienta seguro y amado.

Todo niño o niña que es adoptado, y aunque haya sido adoptado de bebé, necesita comprender su historia de origen, su historia anterior a la llegada a su familia actual.

Es fundamental saber acerca de nuestros orígenes, porque desde allí se puede dar significado al presente. Es como poder contar una historia que tiene un principio y un desarrollo, sino sería como comenzar a leer un libro desde la mitad.

Cada situación de construcción familiar es única pero existen algunos aspectos a tener en consideración:

– Cuanto antes se incluya el tema de la adopción en el cotidiano familiar más posibilidades hay que sea asimilado con naturalidad por el niño. Por ejemplo, tener fotos del día en que se conocieron por primera vez, contarle cómo fue ese primer encuentro, cómo se sintieron, cómo lo vivió en el resto de la familia.

Es bueno buscar relacionarse con otras familias que también hayan adoptado hijos para compartir experiencias e historias.

– Centrarse en transmitir valores que ayuden a la comprensión del porqué: ir desarrollando la comprensión de cómo las personas actúan de acuerdo a las circunstancias en las que se encuentran es su vida, la importancia de ponerse en el lugar del otro, de cómo muchas decisiones que se toman tienen que ver con las posibilidades que se cuentan en un momento determinado de su existencia.

Leé también
Sorprendió a su padrastro con papeles de adopción y su reacción es maravillosa

Acompañar y validar las emociones de tu hijo siempre que se pueda: ayudar a compartir los sentimientos sin criticarlos. Buscar comunicarse tratando de escuchar y observar al pequeño. Casi siempre lo que realmente necesitan no son opiniones, ni consejos sino sentirse escuchados y aceptados.

Estar enfocado en no mentirles: cuando se considere que no están preparados para saber determinada información acerca de su historia de origen, se les puede explicar que todavía no se sienten preparados como padres para hablar sobre determinado tema. En vez de centrarlo en que el niño no está preparado, centrarlo en que los padres necesitan estar seguros acerca de cuándo será el mejor momento para decirlo y que todavía no están listos para ello.

Leé también
Argentina para Armar: claves, críticas y anécdotas de los que eligen la crianza con apego

– Lo oculto o prohibido acerca del conocimiento sobre sus orígenes genera más deseo de conocer.

– Decirles la verdad sobre su historia de origen es un derecho que se encuentra expresado en el código civil argentino. Los niños y niñas se los considera sujetos de derechos y no objetos de protección.

Nota original de TN

También te puede interesar: