Septiembre 26th, 2017
01/09/2017 - Sin categoría

US Open. Diego Schwartzman y un triunfo que hace ruido: bajó a Marin Cilic y está en octavos de final

NUEVA YORK.- Diego Schwartzman (N°33 del ranking) dio el golpe en el estadio Grandstand del US Open. Venció a Marin Cilic (5to favorito y 7° del mundo ) por 4-6, 7-5, 7-5 y 6-4 en tres horas y 23 minutos de juego , y por primera vez en su carrera avanzó a los octavos de final de un Grand Slam.

Además, es la segunda vez que derrota a un Top Ten. La primera vez había sido en esta temporada cuando le ganó al austríaco Dominic Thiem (estaba 7°) en la segunda rueda del Masters 1000 de Canadá (6-4, 6-7 [7-5]y 7-5). Ahora, se medirá ante el ganador del kazako Mikjail Kukushkin vs. Lucas Pouille.

El resumen del partido

En el primer parcial, comenzó a avizorarse lo que sería una constante en el partido: el desafío de Schwartzman y Cilic para mantener su servicio. El croata ganó la batalla del primer acto luego de doblegar el saque del Peque en el 11er game. En el segundo set, Cilic empezó a perder solidez y sus errores no forzados fueron parte habitual de su repertorio. Además, su efectividad de puntos ganados con su primer saque fue muy baja: sólo 56%. Dos argumentos suficientes para que, luego de un quiebre por lado, Schwartzman los capitalizara para volver a doblegar el servicio del croata y cerrar el set por 7 a 5 gracias al revés de Cilic que quedó en la red.

En el tercer set, se ampliaron los quiebres. Hubo tres para cada uno, hasta que, por una doble falta del campeón del US Open 2014 -el primer quiebre de Schwartzman del set también se definió así – el Peque consiguió ponerse en ventaja 6-5. Y cerró el parcial con su saque: 7-5.

Los errores no forzados fueron en exponencial ascenso para Cilic y ya empezaba a escucharse el “Diego, Diego” desde las tribunas con acento estadounidense. El clásico “Let´s go.”, pero con el nombre de pila del argentino. Con 21°, el cielo despejado y una brisa que obligaba a un abrigo liviano, el público del Grandstand, poco a poco, comenzó a encariñarse con el Peque. Otra doble falta de Cilic le regaló a Schwartzman un quiebre para adelantarse 3-2. Después, el porteño volvió a doblegar el servicio y se adelantó 5-2. Podía cerrar el partido con su saque, pero cedió su saque.

En el último game, el Peque fue un manojo de nervios y los errores no forzados de ambos se precipitaron uno de tras del otro. Hasta que finalmente, una derecha de Schwartzman definió el partido y dejó caerse en el cemento del Grandstand. Los cantos de “Diego, Diego” del público local se empezaron a mezclar con una numerosa hinchada argentina que gritaba “Olé, olé, olé, Diegooo, Diegooo”.

“Quiero decir gracias al público hoy. Fue muy lindo realmente porque mi último game fue terrible. Trataré de estar más tranquilo en el próximo partido”, expresó el Peque apenas consumó el triunfo.

El Peque espera por el ganador de Pouille y Kukushkin. Si gana el kazako, habrá un unticipo del cruce por el repechaje de Copa Davis entre los primeros singlistas de la Argentina y Kazakhstán.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: