Septiembre 25th, 2017
01/09/2017 - Sin categoría

Tras grave accidente, Aguas aclaró que señaliza sus vallados

Aguas Santafesinas (Assa) valló una boca de registro que estaba desnivelada y tres días después una mujer sufrió un accidente en ese lugar que la dejó en grave estado. Desde la empresa estatal aclararon que el cerco instalado en Mosconi al 3400, como el resto de los entre 100 y 150 que tiene colocados en todo Rosario, cumplía con todas las normativas de seguridad.

La mujer chocó con su moto contra el cerco, cayó al suelo y sufrió traumatismo de cráneo durante la noche de este jueves. Quedó internada en estado reservado en el hospital de emergencias Heca y un día después no está claro cómo ocurrió el incidente.

Una motociclista chocó contra un cerco de Aguas Santafesinas: está grave

El Ciudadano consultó al gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco: “Ante todo, lamentamos el accidente”, aclaró y explicó que tras el llamado alertando sobre una boca de registro en desnivel, la empresa fue al lugar y colocó dos vallas reflectivas, que brillan cuando hay otra fuente de luz –como los faros de un vehículo– que la iluminan. Los cercos tienen también, añadió, una baliza que se enciende cuando una célula fotoeléctrica detecta poca luz ambiental y se alimenta con una célula fotovoltaica.

“Estaba todo señalizado”, informó Guillermo Lanfranco, gerente de Relaciones Institucionales de Assa. “Realmente no sabemos qué pasó, si no vio las vallas o si realizó una mala maniobra y cayó. Son todas hipótesis”, describió y resaltó que todas las intervenciones de la empresa en la vía pública están debidamente señalizadas.

Cuándo se lo consultó si son habituales los accidentes de tránsito debido a esos corralitos, dijo: “Han ocurrido, sí, pero muy pocos. Tenemos todos los días entre 100 y 150 vallados en toda la ciudad. Son cuatro mil kilómetros de red  (de cañerías de agua potable) distribuidos en 19 mil manzanas. No es que pase todos los días”.

Aguas Santafesinas repara las cañerías que se encuentran bajo la pavimentación a través de varias etapas de trabajo y eso le demanda unos 10 días hábiles promedio por cada uno. Lanfranco explicó que cuando hay una fuga o un caño roto, entre otras averías, debe hacerse un pozo de 4 metros de profundidad y dos de lado . Se retira la tierra y se lleva en camiones fuera de la ciudad. Finalizada la reparación hidráulica, se rellena con tierra nueva que se saca de una cava. Se compacta y por último se cubre con una losa de cemento. La capa asfáltica final la coloca personal de la Municipalidad de Rosario. “Tenemos cuatro kilómetros de red y hay cañerías aún que son del principio del siglo XX, con lo cual hay que ir reparándolas o cambiándolas de forma progresiva”, concluyó.

Para leer la nota completa haz clik aqui...

También te puede interesar: