Noviembre 23rd, 2017
01/09/2017 - Sin categoría

Lo que no se vio de Lionel Messi: el fan inesperado, el interminable canje con Suárez y el 'camiseteo' de Cebolla Rodríguez

MONTEVIDEO.- Lionel Messi sigue siendo el eje por donde gira el fútbol. Adentro y afuera de la cancha, cada vez que aparece los ojos del mundo se detienen en él. Anoche, durante 90 minutos fue el más buscado por sus compañeros: todos salieron derrotados de su intención de hacerle un gol a Uruguay. Además fue el más buscado por los hinchas, que pagaron la entrada para alentar a la selección local, pero también para verlo a él. Y, sin dudas, las cámaras de televisión lo enfocaron más que a nadie. Por eso, tras los análisis futbolísticos publicados en LA NACION, va aquí un repaso de las perlitas de Leo. Lo que no se vio de Lionel Messi en la noche de Montevideo.

Uruguay y Argentina llegaron al estadio Centenario casi dos horas antes del inicio del partido. Primero arribaron los de Tabárez y alrededor de veinte minutos después llegaron los argentinos. En el ingreso hacia los vestuarios, un hombre frenó a Messi y le pidió sacarse una foto. Leo no tuvo problema, accedió y siguió su camino. El hombre, en cambio, casi no puede volver adonde estaba. Era el encargado de seguridad del equipo local. “Justo lo estaban viendo la mayoría de los chicos. Suárez, Cavani, el Tata (por González). Lo volvieron loco. Terrible gastada se comió. Ahora andate con Argentina, andate a cuidarlos a ellos, le dijeron”, le contó entre risas a LA NACION un integrante de la delegación uruguaya. A Messi lo quieren todos.

A donde Leo iba, él lo seguía. Y no fue casualidad. Alvaro González jugó un partido perfecto y la mayoría de las veces se lo vio cerca de Messi. En la zona mixta, tras el partido, contó la razón: “El equipo me dio esa función. Estaba armado así. Yo no lo podía perder de vista, incluso cambió de punta y hasta se fue más a mitad de cancha a buscar la pelota, y lo tuve que seguir, pero por suerte no nos hizo daño”. Toda la amabilidad que tuvo el encargado de seguridad con Leo no la tuvo el Tata para marcarlo: “Y.en partidos así no hubo cosas graciosas. Sí hubo roces, porque los partidos así hay que jugarlos fuerte”, remató.

Antes del partido ya se sabía que Lionel Messi y Luis Suárez son amigos. Igualmente, llamó la atención que en el entretiempo el uruguayo le haya pedido la camiseta, sin esperar al epílogo del encuentro. Pero lo que terminó de sorprender pasó al final: tras el pitido, Suárez se acercó a Leo y fue por la segunda. Doble cambio.

Antes del partido y previo al comienzo del segundo tiempo se pusieron a charlar en la mitad de la cancha. Suárez, consciente de la atracción de esas conversaciones, se tapaba la boca con las dos manos. Un poco exagerado, sí.

El capitán de la selección uruguaya es un defensor feroz. Fiel exponente de la garra charrúa, Godín se muestra firme en cada jugada y los delanteros que lo enfrentan suelen llevarse alguna marca suya, como para recordarlo toda la semana siguiente. Sin embargo, esa fiereza que muestra en la cancha cambia afuera. Al menos eso se insinuó minutos después del partido, cuando se lo vio riéndose juntó a Messi por la zona de los vestuarios, en la que se quedaron charlando un rato.

A los 31 años, el Cebolla Rodríguez sigue vigente. Es cierto que ya no tiene el mismo físico que cuando era joven, pero lo que le falta de resistencia lo aporta con su experiencia. Anoche el ex Independiente jugó un buen partido y tuvo que hacer un esfuerzo extra cada vez que le tocó cruzarse con Messi y sacarle la pelota. Tanto fue el desgaste que faltando quince minutos, con poco aire, lo tuvo que frenar tomándolo de la camiseta…térmica. Y se la arrancó.

El fuego de Messi sigue ardiendo en soledad

cerrar

El fuego de Messi sigue ardiendo en soledad

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: