Junio 24th, 2017

Las 10 cirugías plásticas más insólitas

1. ¡Quiero los hoyuelos de Brad Pitt! Mejorar” la expresión

Las posibilidades que ofrecen los avances en medicina ha permitido la aparición de intervenciones extravagantes que únicamente buscan modificar el cuerpo desde lo estético. Existen operaciones para lograr una lengua bífida, o para tener orejas puntiagudas, como los elfos o el impertérrito Sr. Spock. Una de estas curiosas operaciones es la que agrega un hoyuelo en cada mejilla, marca que agrega un atractivo especial a la sonrisa (basta con mirar fotos de Cameron Diaz, Rachel McAdams, Brad Pitt o Matthew McConaughey). Gracias a la técnica quirúrgica, hoy se puede adquirir ese atributo facial. La operación consiste en una pequeña incisión en el interior de la mejilla, y una sutura entre el músculo buccinador y la piel. Todo el proceso no lleva más de 10 minutos. No deja cicatrices y el hoyuelo se manifiesta únicamente cuando la persona sonríe. La demanda de este rasgo unisex proviene tanto de hombres como de mujeres. 

2. Sonreír como el Buda. Elastizando la boca.

Debido al paso del tiempo (o a la propia configuración de los rasgos faciales), la expresión de la boca pierde la elasticidad juvenil, lo que puede dar lugar a un rictus de amargura cuando las comisuras de los labios parecen agotarse y apuntan hacia abajo. La solución es una cirugía que quita diminutos triangulitos de piel de la parte superior de los extremos de los labios. Al unir la piel mediante la sutura, las comisuras se elevan. Es una operación sencilla, pero tiene algunos contras que se deben tomar en cuenta: existe la posibilidad de que quede una cicatriz visible y, si el cirujano se excede, puede dar lugar a una expresión de perpetua sonrisa, que tampoco es de desear.  

3. Como en los dibujitos japoneses. Agrandamiento de ojos.

Corea del Sur ha sido denominada la capital mundial de la cirugía estética, y Seúl, la capital del país, es la ciudad líder dentro de Corea. La operación con mayor demanda en este país (y en varios otros de Extremo Oriente, como Taiwán) es la doble cirugía de párpados (su nombre técnico es “Blefaroplastia asiática”), que permite agrandar los ojos al estilo occidental. Estadísticamente, la mayoría de los pacientes son mujeres de entre 20 y 25 años, aunque hay muchas adolescentes, acompañadas de sus madres, y también, algunos hombres.

4. Según el color de los ojos. Implante de iris

El implante artificial de iris es una operación que se realiza en ciertas condiciones como heterocromía o albinismo ocular, en las que el paciente manifiesta fotosensibilidad. Sin embargo, el implante se usa cada vez más únicamente por motivos estéticos, para cambiar el color de los ojos. La cirugía, desarrollada por el doctor Kenneth Rosenthal, que ejerce en Nueva York, consiste en un implante de silicona, del mismo tipo que se usa para los lentes de contacto. El procedimiento lleva apenas 15 minutos para cada ojo. 

5. Técnica para torcer el destino. Borrar las líneas de las manos.

La quiromancia, es decir, la lectura del futuro a partir de las líneas de las manos, es un arte adivinatorio popular en Japón y Corea del Sur. Algunas personas han tenido la extravagante idea de que, cambiando la configuración en sus palmas, conseguirán un mejor futuro. La operación cuesta unos mil dólares, dura solo 15 minutos y se modifican entre cinco y diez líneas. Se realiza con un bisturí eléctrico, que permite dejar una cicatriz semipermanente en la piel. Es imperioso que el médico cirujano tenga un conocimiento básico de quiromancia. 

6. Pestañas y cejas más peludas. Llegar a 70 pelos por ojo.

El implante de pestañas se realiza con cabello de la nuca, y se colocan entre 60 y 70 pelos en cada ojo. Para las cejas hay dos procedimientos: en uno se quita parte del cuero cabelludo del paciente, se extraen los cabellos y se implantan. El segundo es menos invasivo, pero también menos efectivo.

7. Lo contrario de afeitarse. Trasplante de bigote.

En Turquía, el uso del bigote es tradicional, y su cuidado es casi un arte. Se conocen diferentes estilos de mostachos, que reflejan no solamente los valores estéticos, sino incluso las tendencias políticas del portador. No sorprende, entonces, que haya clínicas en ese país que ofrecen trasplante capilar de bigote. La moda ha superado las fronteras, y gente de Asia, Europa y Medio Oriente llega hasta Turquía para agregarse artificialmente este atributo varonil. La operación es larga (unas cinco horas) y precisa anestesia local. Se extrae cabello del propio paciente y los pelos se implantan uno por uno. El costo es de alrededor de 5.000 dólares.

8. ¡Cirugía hasta las rodillas! Rótulas sin arrugas.

Las arrugas en esta zona son un signo del paso del tiempo. La operación consiste en el método de quitar la piel sobrante mediante el bisturí. No deja secuelas, pero la cicatriz es visible. La cirugía tomó popularidad cuando se hizo público que se le realizó a celebridades como Angelina Jolie y Demi Moore. El costo se estima en unos 7.000 euros. En estos casos, como en la operación de busto, parece que cicatriz mata arruga.

9. La manito que Dios me dio. El lifting llega a los dedos.

Fuera del rostro, las manos son uno de los principales indicadores de que la juventud va quedando atrás. Aunque hay numerosos tratamientos no invasivos para mejorar el aspecto de las manos, el doctor Ariel Ostad, dermatólogo de Nueva York, ha desarrollado una intervención para erradicar las arrugas y conseguir, según sus propias palabras, “un look más joven para la selfie perfecta”. El procedimiento consiste en inyectar en las manos Juvéderm (un relleno estético inyectable). Se realiza en apenas 10 minutos y cuesta 1.200 dólares. Eso sí, solo dura nueve meses. Según Ostad, la operación no es realmente novedosa, pero la demanda se elevó más del 40% desde el auge de las selfies en las redes sociales. 

10. El efecto “tabla de lavar”. Quitarse la panza.

En la lista masculina de deseos –además de fama, riqueza y mujeres–, se halla el intercambio mágico de pancita por tabla de lavar en la región abdominal (el “six-pack”, como le dicen en inglés). Esa aspiración puede hacerse realidad, aproximadamente, con la llamada Hi Def Liposculpture, que combina la liposucción (que quita la grasa del abdomen) con el moldeado de los tejidos y el agregado de células grasas para resaltar la musculatura en lugares estratégicos. 

Nota original de Clarin

También te puede interesar: