Junio 29th, 2017
07/09/2015 - Locales, Página 12

Gatillo fácil

“Devolverme a mi hijo no me lo va a devolver, pero que pague como asesino que es”. Dolida pero entera, Laura Palacios asegura que no se detendrá hasta tanto vea sufrir una dura condena al policía Víctor Giometti, quien mató a su hijo David Vivas el 1 de septiembre de 2013 en pleno centro de Villa Constitución. El curso de la investigación, esquivo a su deseo, la obligó en los últimos días a denunciar un cambio de rumbo en la Fiscalía interviniente, que ahora quiere convencer a la familia del joven fallecido a sellar un acuerdo abreviado para cumplir una pena de 5 años de prisión, cuando “de entrada se supo que iba para cadena perpetua”. El viernes, el Defensor General de la Provincia, Gabriel Ganón, se constituyó como querellante de los Vivas, que pelearán para que se llegue a una condena a través de un juicio oral y público.

A David, de 24 años, todos lo conocían con el apodo de “Poro”. Trabajaba en una empresa vinculada a Acindar y tenía tres hijos. Dos años y un puñado de días atrás, fue asesinado en pleno centro villense por el policía Giometti, único imputado hasta el momento por el homicidio. El agente no tenía uniforme, pero portaba su arma reglamentaria, la que utilizó para embestir contra Vivas, luego de que la víctima realizara una supuesta mala maniobra con su auto. El disparo mortal fue realizado a una distancia mayor a 50 centímetros, pericia que desvaneció la estrategia defensiva del forcejeo.

Pero el proceso investigativo, que parecía sencillo y carente de dudas, comenzó a torcerse con el paso del tiempo para el lado de Giometti. “Se nos vendieron todos, está todo más que arreglado”, contó Palacios, en diálogo con Rosario/12. Una de las primeras determinaciones que tomó la familia fue cambiar de abogado. Recurrieron a Ganón tras desechar los servicios de Marcelo Piercecchi, porque “estaba muy compinche con el fiscal, tuvo actitudes que no gustaron y nos quería convencer de algo que a nosotros no nos parecía”.

En su currículum, Piercecchi defendió a Mariano Salomón, acusado como partícipe necesario y luego absuelto en el asesinato del adolescente Walter Cáceres, durante la balacera al micro donde viajaban hinchas de Newell’s, en 2010. Además, en los últimos días asumió el patrocinio del policía Maximiliano Amiseli, uno de los detenidos por el asesinato del empleado municipal Gerardo Escobar a la salida del bar La Tienda.

Las acusaciones de Palacios también apuntan al fiscal Luis Schiappa Pietra, que la quiso “convencer de que las pruebas no eran concretas, suficientes”. La madre de David contó que la fiscalía le propuso acordar un abreviado por una pena de 5 años en el marco de un homicidio preterintencional. Pero la familia no aceptó y redobló la apuesta. “No nos parece lo que corresponde, de entrada se supo que iba para cadena perpetua, no vamos a aceptarlo, vamos a seguir, nosotros tenemos las pericias del forense, más que claro que el disparo fue de más de 50 centímetros, ahora quieren arreglar que fue en un forcejeo. Vamos a seguir firmes, pruebas tenemos”.

No es la primera situación llamativa. En julio del año pasado se perdió el arma con el que se consumó el asesinato. La familia recién se enteró “hace dos meses atrás”, les contaron que “cuando mandaron a hacer algunas pericias el arma se perdió, aparentemente de Tribunales”.

La investigación, como cuenta Laura, ha sido “muy confusa”. A los Vivas no les caben dudas de que si el acusado no fuese policía, el caso ya se hubiese resuelto. “Ya se sabe que pelear contra policías va a ser duro, acá hay protección policial, es tremendo”, gritó la madre del joven.

Ganón, en tanto, recibió a los familiares el viernes y dijo que está “más que claro” que se trata de un hecho de “ejecución sumaria”. Y reflexionó sobre una actitud repetida y “casi de complicidad” entre los fiscales y la policía, cuando un agente se ve involucrado en un caso. “Se repite todo el tiempo y no hay una actitud proactiva de la fiscalía, todo lo contrario. Pasó en el caso Escobar. Estamos en el peor de los mundos, con fiscales que actúan como si fueran defensores de los policías”, cerró el Defensor.

Nota original de Pagina12

También te puede interesar: