Junio 29th, 2017
06/09/2015 - Canchallena, Deportes

Era soñar o despedirse y Plaza mostró carácter

 Atlético sigue con vida tras vencer a CUBA de visitante. 
Foto: Gentileza A pleno rugby 

Iban 28 minutos del segundo tiempo cuando, desde el banco de suplentes rosarino, le gritaron a Santiago Domínguez, que estaba por entrar, que iba por Martín, para que “el otro Martín” pasara a jugar de 10. El primer Martín es Elías, apertura de Plaza, y “el otro Martín” no es otro que Rodríguez Gurruchaga, el que dejó atrás su carrera profesional para volver a su club y ayer la rompió en el triunfo 27-10 sobre CUBA, en Villa de Mayo.

La estadística dirá que Rodríguez Gurruchaga sumó 14 puntos con sus patadas cuando podrían haber sido más, ya que erró una conversión, un penal y un drop. Pero su actuación también fue clave para arrinconar a CUBA y estirar la ventaja, con esos dos drops del final. Así, provocó varios efectos: evitó la reacción del local, que con un triunfo hubiese accedido a los playoffs, dejando fuera de juego precisamente a Atlético del Rosario. Nada de eso sucedió por la gran actuación visitante.

“Sabíamos a lo que veníamos a jugar. Por momentos lo logramos, hicimos dos tries, conseguimos penales en campo de ellos, lastimamos con el maul y con el scrum”, dice Rodríguez Gurruchaga, cansado pero con el corazón vivo. “Hay momentos en los que el físico no te da, hay que levantar las patas, ahí está el corazón”, agrega el ex jugador de Stade Français, quien también tiró un lujo para iniciar la jugada del primer try de Juan Pablo Estellés, capitán, símbolo y otra de las figuras en esta soleada tarde que puede quedar en el recuerdo del 2015 de Plaza.

Justamente el otro centro, Estellés, que ayer apoyó dos tries, cuenta que “son finales que hacen valer el año”, mientras recibe el saludo de Lucas Piña, rival ayer, pero compañero en el seleccionado de Buenos Aires.

“Si no se nos daba estábamos muy complicados para clasificarnos. Son cuatro puntos, pero es más lo anímico. Desde 2010 que no nos clasificamos”, resalta Estellés. Ese año fueron las primeras finales del Top 14 que se disputaron en La Plata y esta temporada la definición volverá a Manuel Gonnet. Rodríguez Gurruchaga se había ido a Stade Français un mes antes de jugar ese partido con Belgrano, por los playoffs de 2010 y Estellés estaba de gira con los Jaguares. José Orengo, como hoy, era el entrenador.

Pasaron cinco años. Fue la última vez de Atlético del Rosario en la instancia decisiva con la que se ilusiona después de vencer a CUBA, nada menos que en su reducto, donde Universitario no perdía desde la primera fecha del Nacional de Clubes. Con un partido menos (el match postergado con el CASI), Plaza quedó un punto por debajo de San Luis y a tres de su rival de ayer. Expectante.

Rodrigo Bruno, otro que estuvo en la órbita del Plan de Alto Rendimiento de la UAR, y que juega en Rosario desde el año pasado, también se destacó ante CUBA. “Trabajamos toda la semana para venir a jugar con un rival muy duro y sabíamos que eran ellos o nosotros. Dejamos todo. Estuvimos muy finos”, reconoció el tercera línea cordobés después de su desgastante labor contra el pack de forwards rival.

“El objetivo que teníamos desde principios de año era entrar entre los seis del Top 14. Rompí contrato para volver a lograr eso”, remata Rodríguez Gurruchaga, exultante.

Hay una máxima ovalada que reza que los forwards definen quiénes ganan los partidos y que los tres cuartos deciden por cuánto. Ayer, el pack rosarino, con el despliegue y el liderazgo de Rodrigo Bruno, determinó el rumbo de esta historia ante CUBA. Los centros anotaron los puntos para marcar la diferencia..

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: