Agosto 18th, 2017

Argentina sufre ante Uruguay

Argentina consiguió sobre el final evitar un tropezón en el Preolímpico de básquetbol que estaba fuera de los cálculos. Luego de remar durante buena parte del partido desde abajo ante Uruguay, consiguió una victoria por 90 a 87 para, en el comienzo de la segunda fase, donde se determinará la clasificación a semifinales, mantener a salvo el invicto. Si bien jugó mal durante buena parte del encuentro, a la Selección le quedó la alegría del resultado favorable y de haber aprobado el examen de carácter al que lo sometió su rival.

 

Le costó a Argentina desde el comienzo marcar la superioridad ante Uruguay que se adivinaba en la previa: su rival apenas había podido vencer a Brasil -ya eliminado del torneo- en la fase inicial. Sin embargo, los argentinos padecieron, como en algunos otros partidos, las falencias de un equipo en formación.

 

Uruguay, necesitado de no tener más tropezones en el torneo para poder aspirar a las semifinales, salió a jugar el partido de su vida. Y a su favor contó con una Argentina con problemas para controlar en esa etapa a Fitipaldo (15 puntos), Aguiar (17) y Calfani (20), y con los tiradores en un flojísimo comienzo -tanto que no convirtieron ningún triple en ese período-. Y en ese contexto, la desventaja de apenas un punto con la que terminó el primer cuarto (19-18) pareció un buen negocio.

 

Ante las muy malas respuestas del resto del equipo, Argentina se vio excesivamente dependiente de Scola como en pocos momentos del torneo. El ala-pivote acaparó buena parte de las ofensivas del equipo, que recién cuando ya se había consumido la mitad del segundo período pudo quebrar la maldición de los triples con un lanzamiento de Nocioni.

 

El segundo cuarto mostró una muy buena actuación de Uruguay, con Aguiar encendido, y al mismo tiempo una absoluta confusión de Argentina, al punto de que el equipo de Adrián Capelli alcanzó una máxima diferencia de 11 puntos (41-30) a poco más de dos minutos para el final del período. Alcanzó a recortar la Selección con un par triples de Campazzo (la primera mitad se cerró con un escalofriante 3 de 17 para el equipo en ese rubro) y entonces se fue al vestuario con un 44-37 en contra que preocupaba. Y con un extra: más de la mitad de sus puntos (22) habían sido convertidos por Scola. Así, estaba claro, no se podía.

 

Si bien Uruguay volvió a conseguir una diferencia de 11 puntos en el comienzo del tercer cuarto, Argentina se despertó con triples de Mainoldi y Richotti y una jugada de tres puntos de Nocioni para recortar la diferencia a apenas un doble. La Selección daba por primera vez señales de que estaba enfocada en el partido y que no sólo Scola bancaba la difícil parada. Tanto que con el Luifa en el banco, otro triple de Mainoldi y uno del Chapu sirvieron para alcanzar la igualdad a los 5 minutos del tercer período.

 

Con Richotti muy enchufado en defensa y ataque, con Campazzo más preciso y Nocioni con el empuje de siempre, Argentina encontró argumentos como para mandar en el partido, mientras Uruguay parecía sufrir la falta de rotación y el cansancio de sus principales jugadores. Llegó a sacar 5 de ventaja Argentina al ponerse 64-59, pero un par de malos lanzamientos le dieron a Uruguay la posibilidad de volver a igualar. Y por una nueva pérdida de Campazzo, que derivó en falta del base, Calfani convirtió uno de los dos libres y la Celeste consiguió cerrar arriba 67-66 el período. El partido había cambiado, pero la Selección iba a tener que trabajar mucho todavía para ganarlo.

 

Si quedaba alguna duda de los problemas que todavía estaba en condiciones de generar Uruguay, un parcial de 7-0 en el comienzo del último cuarto volvió a ponerlo ocho puntos arriba en el marcador. Con mucha pelea, con el empuje de Nocioni -consiguió 22 puntos- y todo lo que puede aportar Scola -goleador del partido con 26-, Argentina remó hasta volver a igualar el partido en 80 a poco más de tres minutos para el final.

 

Un triple de Campazzo puso después a Argentina arriba 85-82, pero la incógnita del resultado siguió viva hasta el final. Luego de dos libres de Fitipaldo, Uruguay quedó a un punto a 17 segundos del cierre. Volvió a estirar la diferencia Lapovittola a tres desde la línea y el partido recién se terminó de cerrar con una gran tapa de Campazzo a un intento de triple de Fitipaldo, y una falta a Nocioni en la que el Chapu anotó un libre para llevar la diferencia a 4. Un libre de Osimani en el final no alcanzó para que Uruguay pudiera dar el gran golpe. Con el 90-87 del final, Argentina se llevaba un alivio importante. En la segunda fase, el invicto estaba a salvo después de una durísima prueba.

Nota original de Clarin

También te puede interesar: