Junio 28th, 2017
05/09/2015 - Canchallena, Deportes

Daniel Orsanic: "Con identidad y empuje se puede lograr todo"

 Orsanic en las calles de Manhattan, antes de regresar a Buenos Aires. 
 

NUEVA YORK.- Daniel Orsanic perdió la cuenta de la cantidad de veces que visitó la ciudad. Como doblista, cinco veces participó del cuadro principal del US Open, la última en 2001. Sin embargo, llegó varias veces más como entrenador. Son sus últimas horas en Manhattan antes de regresar a Buenos Aires, para luego volver a subirse a un avión con destino Bruselas. El capitán argentino de Copa Davis llenó, literalmente, la memoria de su notebook con apuntes, estadísticas y pensamientos. Siguió de cerca a cada argentino desde la clasificación y, claro, también a los belgas, rivales de las semifinales del 18, 19 y 20 del actual.

“Los veo muy bien de ánimo a los jugadores. No hubo buenos resultados que aumentaran la confianza, pero los vi contentos y entusiasmados por lo que viene. Lo vi a (Diego) Schwartzman jugando en un muy bien nivel; creo que podría haberle ganado uno o dos sets a Rafa, lo que habría hecho un partido más emotivo. Trabajé con Fede Delbonis los días previos al torneo junto con su entrenador (Gustavo Tavernini) y si bien perdió en la primera rueda con Karlovic, que es un rival molesto, todo suma. Leo (Mayer) tampoco pudo tener el partido que quería contra Federer; nunca le encontró la vuelta, pero está bien y tuvo un muy buen resultado en dobles. La sensación es que me habría gustado que ganaran partidos, pero me voy confiado para la serie”, le cuenta Orsanic a LA NACIONy toma un sorbo de café, en un local de Park Avenue.

-En el torneo, el balance no es auspicioso. Sólo cuatro participaron del cuadro principal y uno, Schwartzman, avanzó a la 2» rueda.

-Podríamos tener seis si Pico (Mónaco) y Juan Martín (Del Potro) no estuvieran lesionados. Hubo varios que quedaron cerca de entrar desde la clasificación. Estadísticamente no es bueno, es verdad. Pero el sorteo tampoco fue positivo. Soy consciente de que hubo épocas en las que tuvimos muchos más y que hacía muchos años que nos quedábamos sin preclasificados en el cuadro del US Open (desde 1999). Son etapas, ciclos. Hay que trabajar mucho, hay que estar muy cerca de los juniors que están saliendo, queremos que tengan contención de la Asociación cuando saltan a la etapa profesional. Me intereso mucho en los procesos de maduración.

-Antes de enfrentar a Serbia dijiste que los jugadores llegaban mejor que en la rueda inicial con Brasil. ¿Y ahora?

-En esta etapa, Charly Berlocq ganó un ATP de dobles en Kitzbühel e hizo final de singles en un Challenger. Pareciera que él fue quien más partidos sumó. El resto ha sumado menos que en la serie anterior. Pero estoy seguro de que vamos a llegar bien a la serie. Está muy cercano lo que pasó con Serbia y todavía queda en el aire esa buena sensación.

-¿La dura derrota de Mayer ante Federer lo podrá afectar o, por haber sido ante una leyenda como el suizo, la archivará rápido?

-No creo que le quite confianza. Federer, si vos no estás bien, es de los que peor te hacen sentir dentro de la cancha. Leo no hizo el partido que esperaba, pero fue importante que al día siguiente haya entrado en la cancha y ganara un buen dobles.

-Delbonis rindió muy bien en las dos primeras series, ¿pero la actuación de Schwartzman en el US Open le abre una chance firme para el single 2?

-Me gusta que no sea una fija que vaya a jugar uno u el otro. La única fija es que el viernes jugará Leo. Pero el otro punto está abierto. Lo vamos a decidir en la semana de preparación, porque también tendrá mucho que ver cómo se adaptan a la cancha. Esas disyuntivas me gustan. Le hace bien al equipo que cada uno de ellos vaya con la ilusión de estar. No es que van a ver qué puede pasar; no. Todos están con la posibilidad, en single o en dobles. Los quiero activos.

-Bélgica anunció que colocará una superficie rápida con pintura acrílica. ¿Tenés alguna información extra?

-Por lo que escuché de distintas fuentes, no hay nada oficial, pero será una cancha con pique bajo y no demasiado rápida. Las pelotas elegidas les han gustado a los jugadores, habrá que ver cómo reaccionan con la cancha, si se abren o si se vuelven rápidas. Pero me imagino una cancha de pique bajo, jugable, que no que patine demasiado. Quizá ni ellos mismos sepan cómo va a quedar.

-¿Qué tan peligroso es Goffin, figura belga y actual 15° del ranking?

-Está pasando por un muy buen momento, en el US Open confirmó su presente al margen del problema que tuvo [ayer; ver aparte]. Se mueve muy bien. Quizá no luce tanto desde afuera, se lo ve jugable por momentos, pero maneja bien los tiempos y al rival le da poco tiempo para reaccionar. Es para respetar mucho, pero se le puede ganar. El que juegue el viernes contra él deberá estar a su mejor nivel. Habrá que ver cómo reacciona jugando en su casa, en estas instancias. Lo veo que quiere mantener cierta frialdad, no es muy efusivo, por lo menos en los torneos. Hay ciertas pautas para jugarle que las hablaremos, pero principalmente hay que estar atentos porque no te permite apoyarte con facilidad para golpear. En condiciones normales Goffin no jugará el dobles. Lo harán Darcis y Bemelmans.

-¿Viajarás con la idea de que Mayer y Berlocq jueguen el dobles, como ante Serbia?

-No es una fija. Se conocen mucho y sabemos que es nuestra mejor pareja. Hoy, tiene muchas más chances Berlocq de jugar el dobles que Mayer. Y después se verá. Será una decisión consensuada y quiero escuchar lo que piensa cada uno. Contra Serbia no se le dijo a Leo ‘Mañana jugás’. Se habló con él, que también pensaba que era una buena oportunidad, fue un buen aprendizaje. Así el grupo va creciendo. Habrá que ver cómo terminan los partidos del viernes.

-Falta sólo una estación para la final. ¿Emocionalmente cómo repercute?

-Entiendo que se piense, y a uno a veces se le puede cruzar por la cabeza, pero el foco está puesto en algo simple, que es la serie contra Bélgica. Levantar las expectativas más de lo aconsejable no sirve. Hay que transmitir tranquilidad. Vamos a jugar de visitante, contra un equipo bueno, que pondrá la cancha. La serie está abierta, podemos ganar, pero no hay que salir del camino. Llegado el momento se pensará en otro paso. Jugar pensando que estamos en la final, está mal. Bélgica merece mucho respeto, tiene la oportunidad de ser finalista por segunda vez y hará todo para alcanzarlo.

-Cuando empezaste como capitán, y con los obstáculos que se presentaron, ¿sospechabas que estarían a un paso de la final?

-Es que así como en este momento pienso sólo en Bélgica, mi sueño era y es lo que podemos transmitir. Los resultados ayudaron a que el mensaje se consolidara. Mi objetivo es dejar algo y que representar a la Argentina en la Davis o en la Fed Cup sea la mayor ilusión de todos. Después, yo quiero que este grupo gane la Davis. Sé que con identidad y empuje se puede lograr todo.

tb.

Nota original de Canchallena

También te puede interesar: